Polos de desarrollo de la TV Argentina

Leonardo GonzálezEl boom de la televisión digital hay que relativizarlo porque en América Latina está arrancando en algunos lugares. Los estados deberían tener una política de fomento de la TDT en la región.

Luis Fernando Gutiérrez
Luis Jorge Orcasitas

Con los veloces y abundantes cambios que ha experimentado la televisión en los últimos dos lustros, varios países de América Latina han emprendido una dinámica, pero no menos compleja carrera, en procura de idear y desarrollar estrategias innovadoras y,  a veces audaces, con el objetivo de  diversificar sus industrias audiovisuales; de ahí, que desde algunas iniciativas estatales, se pretenden generar nuevos aportes a las industrias culturales, especialmente en campo del cine y la televisión, evidentemente en un contexto propio de semiindustrialización pero lo suficientemente capaz de atraer audiencias y usuarios de  los mercados locales y regionales, no en un vano intento de competir contra los “pesos pesados” de la industria, pero sí para generar un círculo productivo, alternativo y competente.

- Publicidad -

Por ello, en esta edición el Dr. Leonardo González, docente e investigador de la Universidad Nacional de La Plata, explica detalladamente la situación del sector audiovisual en Argentina, a partir de la propuesta de los Polos Audiovisuales emprendida bajo el mandato de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, también lo que han significado los aportes del tercer sector, la convergencia mediática, el papel de la academia y, por supuesto,  los necesarios cambios que deben afrontarse en tiempos de fenómenos como Netflix, Amazon y YouTube.

En términos de descentralización y democratización de la televisión en Argentina, ¿cuáles han sido los resultados de los Polos Audiovisuales en el contexto del sistema argentino de Televisión Digital Abierta? 
Leonardo González: En principio, para mí es importante destacar que en el último gobierno de la presidenta Cristina Fernández se aprobó una ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (así era el nombre), una ley, básicamente, antimonopólica que, por decirlo de una manera muy general, reparte el espectro de los medios audiovisuales en un 33%  a cada uno de estos sectores: el ámbito de lo privado un 33%, el tercer sector un 33% y el Estado otro 33%. Los Polos Audiovisuales, junto con otras políticas de fomento lo que logran como resultado es la acumulación de producción audiovisual para ser puesta en el aire en distintos medios de comunicación creados al calor de la nueva ley.

En este sistema, ¿qué tipos de desarrollo de creación y propuestas destacadas se han generado desde las diferentes regiones?
Leonardo González:
Ahí hay una cosa importante de los Polos y del Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino, BACUA, que son propuestas federales frente a una televisión absolutamente centralista por su historia, por su creación, porque Argentina es un país muy centralista en sus políticas, es que logra la creación de propuestas absolutamente federales, es decir: de la Patagonia al norte, pasando por el centro y todas las regiones de Argentina, se ven expresadas en un nuevo formato que lo que hace es fortalecer la identidad regional, la identidad nacional y por fin poner un poco de claridad en un lugar que, como mandaba solamente el mercado, lo único que aparecía era lo que salía de la ciudad de Buenos Aires.

¿Cuál es el papel que ha jugado el tercer sector en el ámbito de los nuevos desarrollos en televisión en Argentina?
Leonardo González:
Le daba un lugar importantísimo al tercer sector, hablo de ese 33%, (hay que aclarar que esta ley fue después dada de baja por un decreto presidencial del nuevo gobierno). De hecho, hoy se pueden ver en Argentina en el sistema de la TDT, canales de televisión vinculados a puntos católicos, gremios u Organizaciones No Gubernamentales; esto que siempre parecía como la comunicación alternativa, la nueva ley le da un lugar que la visibiliza, la institucionaliza y le da un porcentaje dentro de esto. 

¿Cuáles son los aportes del tercer sector en la producción y creación audiovisual?
Leonardo González:
Ahí los aportes son claves inclusive para repensar los modelos de productos que se hacen. Vuelvo a insistir: modelos siempre vinculados al mercado y a las leyes del mercado, digamos hoy aparecen nuevos formatos, en ese sentido, las experiencias de los canales universitarios de las universidades nacionales (recordemos que hay más de cincuenta universidades nacionales), de las cuales yo creo (esto habría que chequearlo) debe haber unos 18 o 20 canales universitarios que ya están al aire. Obviamente logra, en el caso, por ejemplo, de la ciudad de La Plata, cualquier persona que tenga TDT ya puede ver el canal de Tv-Universidad, cosa que antes no sucedía. En ese sentido, el tercer sector, las universidades, los gremios y las ONGS logran poner, inclusive, una nueva agenda. Una agenda que, muchas veces, los medios hegemónicos privados no piensan. Otros temas. Otra agenda nueva de temas.

De acuerdo con la percepción que tiene el público de la televisión que se genera en los Polos Audiovisuales y que también generan los organismos del tercer sector, ¿es viable la participación de estos entes en pro de una TDT de servicio público y de calidad?
Leonardo González:
Sí, claro que es viable; debería ser viable. Ahora, en relación a la percepción que tiene el público, ahí sería hablar de audiencias y las audiencias muchas veces necesitan tiempo para procesar nuevos formatos y yo creo que en ese sentido la audiencia está preparada para ver nuevos formatos, no porque deje de ver el partido de la Champions League que se transmite en directo con súper cámaras un canal privado, pero sí que las audiencias sean conscientes de que hay un nuevo formato. 

Después del boom de la TDT y sus novedosas aportaciones al sector audiovisual, ¿cuál es la reacción de los medios frente al fenómeno de la convergencia?
Leonardo González:
Lo del boom de la televisión digital, inclusive habría que, en algún término, relativizarlo porque en América Latina está arrancando en algunos lugares. Reitero, en países como los de Latinoamérica, donde la penetración del cable es tan fuerte, la TDT tiene ahí un competidor porque no nos olvidemos que aquellas personas que pagan para ver el cable (y que pagan mucho), cuando prende el televisor tiene aproximadamente 100 canales. La TDT es revolucionaria porque pasa de ofrecer los cinco canales cuando uno tiene una antena común, a más de 30: en eso es revolucionaria. Pero los estados deberían tener una política de fomento. 

¿Cuál podría ser esa política de fomento? 
Leonardo González:
Durante un tiempo en la Argentina se repartieron los aparatos que permitían la instalación de la TDT. Se los repartían a jubilados y pensionados que cobraban la mínima o a familias vulnerables. Bueno esa podría ser una política de apoyo y fomento a la televisión. 

Y con respecto a la convergencia, ¿se ha dado?, ¿hay evolución?
Leonardo González:
Yo creo que en este momento está un poco parado, pero también creo que ahí juegan los intereses de las grandes corporaciones mediáticas que, obviamente, no tendrían problema en algunos países en sostener la TDT si es que se la van a quedar para ellos, y es un poco lo que ha pasado en el caso del modelo español, es decir, los canales de la TDT se repartieron entre los dueños de los canales de antes; entonces ahí hay una disputa de poder.

Fenómenos como Netflix, Amazon, entre otros, buscan atraer públicos a plataformas alternas a la televisión. ¿Qué debe hacer la televisión tradicional para no perder su público frente a las nuevas propuestas como las antes descritas?
Leonardo González:
Yo creo que los programadores de la televisión tradicional, y de lo que nosotros podemos denominar como televisión generalista, en estos tiempos se deben estar rompiendo la cabeza para pensar qué hacen porque hay un lugar donde la televisión generalista, de verdad, está más cerca del televidente: de un televidente más conservador, más histórico, incluido nuestro caso, personas de 40 años, pero que la televisión generalista y tradicional se aleja de esta juventud que maneja otro tipo de formas de ver televisión. Yo creo que eso es un desafío que tiene la televisión abierta porque está claro, en Argentina lo vemos, que la televisión abierta tradicional ha perdido 10 puntos de rating. ¿Esos 10 puntos de rating dónde están? Yo creo que están en Netflix, en Amazon y en estos nuevos formatos. 

¿Deben las televisiones tradicionales converger para no desaparecer? 
Leonardo González:
Claro que sí. Es un poco lo que veníamos diciendo  anteriormente; las televisiones tradicionales tienen que pensar nuevos formatos, nuevas maneras de llegar al público. Igual todavía no me arriesgaría a decir que la televisión va a desaparecer, que es lo que escuchábamos hace 20 años sobre los diarios en papel. Yo creo que no, no me arriesgaría a eso. Todavía sigue habiendo un gran público que prefiere el telediario de la noche, la telenovela, el gran show o programas como Gran Hermano o Master Chef y estos formatos mundiales en la televisión abierta. Todavía yo no declararía la muerte de la televisión abierta, sí que está en crisis: esto lo están viendo los productores y los programadores. 

¿Qué tipo de investigación debe abordar la academia en medio de un contexto cada vez más itinerante y en constante desarrollo técnico y creativo? ¿Cuál es su papel?
Leonardo González:
Repasando un texto tradicional de Wolton sobre televisión que dice algo así como que la academia nunca se interesó demasiado por pensar o escribir o investigar sobre televisión porque aparecía como algo menor (la televisión), dice Dominique Wolton que las élites han despreciado la cultura de masas y dentro de esa cultura entra la televisión. Yo creo que las carreras de comunicación, las escuelas de periodismo, tienen que tener grupos de investigación que sigan estos procesos. Por un lado los procesos de las audiencias, por otro lado los procesos de los contenidos, y también los procesos de las leyes, de las nuevas tecnologías. Yo lo separaría, entonces, en contenidos, audiencias y políticas en torno a lo audiovisual. 

¿Cuál es el papel de lo público y su aporte a todo este asunto de la diversificación y de creación audiovisual, y como un asunto alternativo a los grandes medios de la industria del entretenimiento? 
Leonardo González:
De hecho creo que la televisión pública es fundamental. La televisión pública de hoy día da lugar a aquello que la televisión privada no da. Cuando todo lo de la televisión privada está relacionada a rating, a publicidad y a entrada de dinero, la televisión pública tiene la suerte, en ese sentido, de no depender de eso. La televisión pública debería dar cuenta de eso: de aquello que no aparece en la televisión privada, porque la televisión privada relega o invisibiliza. 

*Leonardo González es Licenciado y Doctor en Comunicación. Secretario General de la Universidad Nacional de La Plata. Director del Centro de Investigación y desarrollo en Comunicación, Industrias Culturales y Televisión (CeID-TV)

Cotizar productos y servicios técnicos para América Latina

Ultimos Posts

Ultimos Comentarios

  • buenas noches , estoy buscando camara Panasonic AG-UX90 TRIPODE BGO3AA semi nueva para comprar .

    Leer más...

     
  • Saludos:Como puedo empesar.los cursos en linea

    Leer más...

     
  • Buenas tardes , Quiero vender equipo usado que tengo de producccion como , kit arri, dolly 4 rectos 2 ...

    Leer más...

     
  • Hola, Nos informan desde AVTech Ltda, distribuidor en Colombia de Datavideo, que el switcher SE-500 ha ...

    Leer más...

     
  • Cordial saludo, tengo una switcher SE-500 y no se, si ya esta fuera de linea.. o colocarlo a la vitrina ...

    Leer más...